Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2016
Quiero que tu espalda sea el pergamino donde cada noche escriba todo aquello que mi corazón me dicta.
- ¿Cómo estás?
- Bien.
- Venga, ahora sin mentiras.

Para hacerte sonreír

Si para hacerte sonreír
tengo que perder mi dignidad,
no me importa
porque por ti sería capaz
hasta de pelear contra Satán.
Hey tú, si tú, ¿cuántas preguntas te has callado por miedo a la respuesta?
Disculpe, solo quería avisarle de que algún día me casaré con usted.