Recuerdale a la muerte
que aún sigo aquí
y que cuando quiera
me venga a buscar.
Que mi puerta
no tiene llave
y puede entrar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Que te rompan el corazón...