Invierno

Esperaba un invierno frío como el hielo, que me recordara a cada segundo que te había perdido. Sin embargo, es cálido, tan cálido como cada uno de tus besos y, sinceramente, es mucho peor recordar lo bien que se sentían tus besos que tu partida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Eres

¿Has cambiado o te han cambiado?