Ir al contenido principal

Redención

Perdóname padre porque he pecado. He pecado por no amarte sobre todas las cosas, pues sabes de sobra que mis padres son lo primero. He pecado por mentir al decir que no le amaba cuando si lo hacia. He pecado porque he robado, he robado corazones y luego los he tirado sin hacerles caso. He pecado porque he tenido pensamientos impuros y peor aún los he llevado a cabo, pero sinceramente fueron los actos más bonitos. He pecado porque he deseado lo que tú prohíbes. He pecado porque he codiciado bienes ajenos y es que todos sentimos envida. He pecado porque he roto las reglas de tu iglesia. He pecado aún mas porque me he encomendado a Lucifer, pues quise marcharme de tu reino, todo era demasiado perfecto allí. Simplemente me he convertido en un ángel caído, pues no me protegiste ni mucho menos me ayudaste cuando lo necesite, tú me echaste de tu lado, no te odio pues quizás tengas cosas más importantes que hacer. No busco perdón. Ahora otro ángel más vive fuera de tu reino, pero no te preocupes porque aunque no te venere cada segundo de mi vida sigo ayudando a quien lo necesita, solo que ahora vestida de negro y no de blanco. Aunque algo he hecho bien porque, a pesar de todo, nunca renegué de ti completamente, pues tú sigues teniendo algo de mí y yo algo de tu reino, en algo nos teníamos que parecer, pues los dos tenemos Esperanza.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Hace tiempo...

Hace tiempo que todo esto dejó de tener sentido. Hace tiempo que no hablamos. Hace tiempo que no nos miramos. Hace tiempo que no nos abrazamos. Hace tiempo que no nos besamos. Hace tiempo que....
                        NO nos amamos.
Sentada en el suelo, en medio de la nada, me da por recordar las miles de noches que no hemos compartido, las cien locuras que no hemos realizado, las decenas de palabras que nunca nos hemos dicho, el beso que nunca nos dimos.
Sin embargo, esto me hace recordar los cobardes que fuimos. Si, cobardes, por preferir no demostrar nuestros sentimientos por miedo a que nuestra amistad terminara. Pero dime, tu que dices ser tan sabio, de que nos ha servido esto si ahora cada uno vive con un dolor permanente y se arrepiente de todo lo que nunca dijo.